RESILIENCIA URBANA; APRENDER A HABITAR CON LAS AMENAZAS DE LA NATURALEZA La Experiencia del Terremoto y Tsunami de 2010 en las Costas del Bío Bío.

Sergio Baeriswyl Rada

Resumen


Chile ha sido recientemente asolado por catástrofes naturales de gran magnitud, que han tenido como denominador común a las ciudades. Estos eventos naturales han dejado una huella de enorme destrucción, pero ante todo han desnudado una realidad urbana del país, que incomoda y de la cual incluso nos debiéramos sentir avergonzados.  En efecto, la destrucción de las ciudades costeras por el tsunami del 27 de febrero de 2010, o el incendio en los cerros de Valparaíso de abril de 2014, son la evidencia alarmante de una política pública mal enfocada,  o bien, de la ausencia absoluta de ella,  en todo lo referente a planificación urbana y gestión de riesgos.   Es muy difícil comprender que un país como Chile, con una historia tan larga de catástrofes naturales, no haya forjado una cultura de la planificación urbana en coherencia con esta condición de nuestro territorio.

Tenemos una gran experiencia en procesos de reconstrucción, pero pareciera que no hemos sido capaces de transformar éstas -con sus errores y aciertos- en aprendizajes, en métodos, en estrategias o políticas públicas con un enfoque urbano, capaz de entregarles a las ciudades mejores condiciones para sobrellevar las amenazas de la naturaleza. Esto debiera ser una de las principales preocupaciones de la planificación urbana en Chile, ya que la vulnerabilidad de las ciudades pone en juego lo más básico del bienestar y calidad de vida de las personas, cual es, la seguridad de sus vidas y de su patrimonio.


Texto completo:

PDF


Copyright (c) 2016 Revista Márgenes Espacio Arte y Sociedad