Cuando Foucault dice “nosotros”…

Alain Brossat

Resumen


Este artículo presenta una serie de objeciones a la caracterización de Foucault como pensador “eurocéntrico”, “occidentalista”. Muestra cómo Foucault procede a través de recortes de espacio-tiempo (découpés) sin jamás presuponer la ejemplaridad de las topografías que está estudiando. Lejos de tratar de suscribir lo universal sobre análisis de objetos especificados, insistirá en las singularidades de las operaciones que estudia, de los “gestos oscuros” sobre los cuales trabaja. Foucault es un pensador “eurocéntrico” sólo en un sentido tautológico, que si bien ha circunscrito sus investigaciones y campos de trabajo al espacio europeo, no por eso compromete presunción alguna respecto del valor particular de aquellas topografías, sino más bien respecto de las condiciones de posibilidad que, en los momentos de su investigación, son las suyas propias. Por el contrario, constantemente intentó señalar el carácter no exportable de las conclusiones que extrae de sus investigaciones y en sí mismo probó los desplazamientos en el campo del saber y en sus propios métodos de problematización. Él sigue siendo, a fin de cuentas, aquel que, entre los filósofos contemporáneos, subrayó con más insistencia el tema de la historicidad de la verdad, un tema que le aleja de todos los prejuicios habituales sobre el “universalismo” eurocéntrico y occidentalista.

Palabras clave


cultura; saberes; cortes; occidentalismo; eurocentrismo

Texto completo:

ABRIR PDF/OPEN PDF FILE»


DOI: https://doi.org/10.22370/rhv.2013.2.93

Copyright (c) 2015 Revista de Humanidades de Valparaíso y Universidad de Valparaíso

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.