Retornado a las ideas fundantes de la educación para la primera infancia: el protagonismo de los niños y niñas en el siglo XXI, una tarea compleja

Gudrun Marlene Marholz Aranguiz

Resumen


Es un constante desafío asegurar la calidad de la educación en los primeros años, por el gran reconocimiento que tiene esta etapa del desarrollo humano, lo que lleva a buscar otras formas de plantearse la labor pedagógica, recogiendo e implementando, en ocasiones, modelos educativos que han dado buenos resultados en algunas realidades, lo que no asegura el mismo efecto en los nuevos contextos donde se presentan. Particularmente, si no se cuestiona sobre el propio actuar docente, cuáles son los fundamentos educativos que están en el trasfondo de la práctica que se lleva a cabo y si no se realiza un análisis en profundidad descifrando el sentido y origen de la propuesta planteada como innovadora. Actualmente, el protagonismo de los niños y niñas vuelve a estar con fuerza en el discurso de algunas instituciones, de allí surge la necesidad de mirar las prácticas pedagógicas que se están desarrollando, puesto que es posible observar polaridades. Por un lado, en algunos establecimientos se está “escolarizando” a los párvulos, quienes permanecen pasivos y receptores de lo que se le transmite, y al otro lado del péndulo, se presenta un protagonismo de ellos sin el real sentido, sin la mediación oportuna para generar aprendizajes significativos. El propósito de este artículo es aportar desde una mirada crítica y constructiva y ofrecer elementos que inviten a la reflexión sobre la relación entre el hacer, el decir, el pensar y el sentir como educadoras de párvulos con la responsabilidad de instaurar el protagonismo de los niños y niñas.


Palabras clave


prácticas pedagógicas; mediación; protagonismo infantil

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.22370/ieya.2017.3.1.1193

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.